0

El verdadero amor se llama — Learn Spanish Blog



El verdadero amor se llama

El día en que te conocí lo recuerdo como si fuese ayer. Eras el más tímido del salón, te ruborizabas con solo mirarte, eras tan tímido.

Con el pasar de los años me aleje lentamente de ti y de todas las situaciones y personas que me hacían daño, empecé a correr en el tiempo, a vagar por las calles, perdida y desorientada no sabía que haría de mi vida, a lo largo del tiempo fui recorriendo de un lado a otro, sin nada que me detuviera ni me atara, me sentía sola, me sentía abandonada por mi suerte. Quien diría que tendría tan pero tan mala suerte, desde pequeña pensé que era solo sufrir, en fin, ahora yo determinaba y escogía por primera vez mi destino, pero me sentía muy sola, añoraba esos días en los cuales mis preocupaciones eran tan solo “chiquilinadas”, pero que en aquel entonces era terrible para mi y hoy descubro que solo quiero retroceder el tiempo y tener nuevamente 15 años, cuando a esa edad solo es alegría y diversión, y de repente inmersa en mi pensamiento, de pronto me detuve en un lugar mágico, de ensueño, en dónde conocí mucha gente buena y que me llegaron a querer muchísimo, pero aún así, necesitaba encontrar esos ojos, los que cuando de pequeña me enseñaron que uno puede creer en la gente, esos los de mi muñeco pálido y silencioso ¿Quién sabe que será de ti? ¿Qué será de tu vida?

Regresé nuevamente a casa, cargando en mi, una mochila, una inmensa cantidad de momentos maravillosos que jamás olvidaré, esos momentos que aún me llenan de alegría y satisfacción, traje conmigo la esperanza de un mañana mejor, la alegría de despertarme cada día y saber que en esta vida ya jamás estaré sola, porque ahora tengo un pedacito de mi en esta tierra que me acompañara en todos los momentos de mi vida, ahora estoy sola en esta gran arboleda otoñal, pensando en como puedo hacer un mundo mejor para mi pedacito de amor, de pronto siento un aire cálido un aire que me hacia sentir protegida, no sabía lo que era, pero se sentía muy bien, sin querer volteo mi cabeza hacia atrás y justo en ese mismo momento sentí desfallecer, estaba mi niño el de la carita ruborizada, el que cuando niña me dejaba sin aliento, se acerco lentamente y me susurró al oído -¿Eres tú? Te he buscado por tanto tiempo y mira donde te vine a encontrar. De pronto todos los árboles empezaron a florecer, las flores a desprender su hermoso aroma y esa sensación que desde que tenía 15 años no sentía, también reapareció. Era mi caballero azul, que estaba dispuesto a pasar el resto de sus días junto a mí y hacerme feliz, me hizo saber que tenía que pasar por todo lo que pase para que pudiésemos estar juntos nuevamente ¿Por qué tardaste tanto? ¿No encontrabas el camino?

La verdad, es que uno nunca sabe lo que cupido tiene preparado para ti, hay gente que recorre el mundo buscando su otra mitad, ciudades completas tratando de hallar la felicidad. Muchas veces pensamos que no hay nadie determinado para uno, recorremos distintos lugares y no nos damos cuenta que siempre nuestra felicidad se cruza en nuestra vida, si somos capaces de notarlos, comprenderemos que la alegría de nuestro corazón, siempre estuvo en frente de nuestros ojos y nuestras narices solo hay que saber darse cuenta a tiempo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

learnalanguage101-20
US
17PGWX37R0R2H2DXHM02